Afirman que la «luz al final del túnel» es solo una anomalía celebral

Un estudio de Dick Swaab, neurobiólogo de Universidad de Amsterdam, sostiene que es el cerebro el responsable de todas de las experiencias que muchos pacientes aseguran tener cuando están en coma o cercanos a la muerte.//

Las experiencias cercanas a la muerte son fruto de una anomalía cerebral, según dijo en una entrevista con Efe el catedrático de Neurobiología de la Universidad de Amsterdam, Dick Swaab.

Swaab, autor del ensayo Somos nuestro cerebro. Cómo amamos, sufrimos y pensamos”, constata que “la luz al final del túnel”, que muchos pacientes aseguran haber visto en el umbral de la muerte, es falta de riego sanguíneo en el globo ocular, que les hace perder la visión periférica y vislumbran tan solo una luz en el centro del ojo.

Sobre la sensación de “flotar” fuera del propio cuerpo, el neurólogo lo atribuye a que una parte del cerebro, “la zona del giro angular responsable de la sensación del equilibrio, no tiene suficiente oxígeno”.

Swaab, que dirige un equipo de investigación en el Instituto Holandés de Neurociencias, estimuló la misma zona cerebral en pacientes conscientes, que también experimentaron idéntica sensación de verse desde fuera, “pero que vuelven a su lugar cuando acaba la estimulación”, recalca.




Deja un comentario