Chilenos deportados de Brasil a la deriva, Gobierno no les pagara pasaje de vuelta

Foto.EFE

El embajador de Chile en Brasil, Jaime Gazmuri, cerró toda posibilidad de pagarles el pasaje de vuelta a Chile a los 88 connacionales que trataron de entrar a la fuerza al estadio Maracaná para ver el partido donde La Roja eliminó a España.//

Esto, luego de que varios de esos detenidos acusaran mala gestión del consulado y pidieran ayuda para devolverse, pues ya lo habían gastado todo en Brasil.

“Ellos fueron detenidos y llevados a otro lugar porque en el Maracaná no había capacidad, firmaron una declaración y pasaron a manos de la policía federal que les dio 72 horas para dejar el país. Había un juez y el cónsul los acompañó hasta el centro y ahí termina en ese aspecto nuestra misión. No hay disponibilidad de dinero para eso ni corresponde que se premie con pasajes de vuelta a los chilenos que tuvieron esas conductas que fueron un punto negro que no alcanzó a eclipsar (el triunfo), pero no sería justo (…) categóricamente no lo vamos a hacer”, afirmó Gazmuri.

Mientras, el gobierno brasileño explicó que la deportación se debe a la aplicación a la ley local, que la fija para los extranjeros que cometen alguna falta o delito.

Pese a lo sucedidoHilario Medeiro, organizador de la seguridad en el Mundial, aseguró que no se tomarán medidas especiales para contener a la Marea Roja en el próximo partido de Chile contra Holanda el lunes.

La Fifa, en tanto, decidirá próximamente si habrá o no sanciones para la federación chilena de fútbol a raíz de la conducta de los hinchas.

Ayer, minutos antes del partido, un grupo de fanáticos destrozó los vidrios del Estadio Maracaná por tratar de conseguir una entrada e ingresar al recinto carioca por la sala de prensa. Los testigos que observaron la acción calificaron como un “caos” lo vivido en el coliseo carioca.

Una vez dentro de la sala de prensa corrieron de un lado para otro en busca de un acceso a la galería y, tras comprobar que no tenían una vía de salida a la galería del estadio, rompieron un par de paneles para tratar de llegar al campo, al tiempo que tiraron por el suelo cámaras de televisión y material de la prensa presente en el recinto. Llegaron, incluso, a alcanzar la galería que conduce al terreno de juego.

“La intención era entrar en el estadio, no en el terreno de juego”, dijo uno de estos hinchas, que aseguró que el problema fue que intentaron comprar entradas pero “no había más que en la reventa y eran carísimas”.

Este es el segundo incidente similar en el Estadio Maracaná, ya que en el encuentro entre Argentina y Bosnia, un grupo de fanáticos trasandinos se coló.




Deja un comentario