Chofer de Coquimbo maneja micro y lleva a su esposa con Alzheimer de pasajera al no tener con quien dejarla

“Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación”, indicó el hombre.//

Mario Núñez (71) se levanta todos los días a las 05:30 horas a trabajar como chofer de una micro en Coquimbo ya que necesita con urgencias sumar recursos económicos.

Esto porque su esposa Fresia Farías (65) sufre desde hace cuatro años de Alzheimer, y al no tener con quien dejarla, la lleva de pasajera todos los días en la máquina.

El caso se dio a conocer en el diario El Día, en donde el hombre dio a conocer los duros pensamientos que pasan por su mente ante la realidad que enfrentan. “Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación (…) hay veces que me dan ganas de autoeliminarnos”, expresó.

“Haga frío o calor, o como sea que esté el clima, tengo que levantarla. A mí me da pena hacerlo, porque la veo durmiendo y no quisiera. Le pongo su ropa, le lavo los dientes, tengo que llevarla al baño y limpiarla cuando hace sus necesidades porque ella no es autónoma para hacerse sus cosas”, contó el chofer, quien lleva todos los días a su cónyuge durante doce horas a bordo.

El hombre confidenció además que “yo llego a esta casa y no converso con nadie, perdí mi vida social, no escucho música, no veo televisión, solamente me dedico a ella y a tratar de que se duerma para yo poder descansar por lo menos una media hora mientras está en su cama. Ese es nuestro día a día”.

“Se me ha caído de la micro, a veces va durmiendo o le da frío, tiene ganas de ir al baño y debe hacer en un tarro”, afirmó. De igual manera, remarcó que su idea es poder dejar a la mujer internarla en un hogar especializado de lunes a viernes, pero no cuenta con los recursos suficientes, por lo que hizo un llamado a las autoridades para poder recibir ayuda.

Cabe mencionar que el caso se dio a conocer en Facebook, en donde más de dos mil personas han compartido la publicación en donde se cuenta la situación que vive la pareja de adultos mayores.




Deja un comentario