Impactante teoría: ¿Puede ser los extraterrestres los humanos del futuro?

El experto en vida celular comentó que mientras trabajaba en el área 51, se enteró de muchas cosas que la gente desconoce, y no sólo de seres distintos a nosotros y de sus respectivas naves, sino de entradas directas a otros mundos llamadas “portales estelares” o “stargates//

Actualmente existen numerosas teorías de conspiración del ocultamiento de extraterrestres en las que se suele argumentar que la verdadera evidencia de los objetos voladores no identificados junto con visitantes extraterrestres, está siendo reprimida por diversos gobiernos de todo el mundo. Todas esas teorías han ido prosperando en internet y en multitud de foros y páginas web que han creado nuevo movimiento o corriente de pensamiento conocido normalmente como “New Age”. Nosotros no queremos afirmar ni desmentir ninguna teoría, queremos transmitirles a ustedes toda la información para que cada persona opine lo que quiera.

También han surgido planteamientos sobre cómo serían los habitantes de otros mundos si vinieran a la Tierra. Algunos los visualizan como insectos, otros como reptiles y otros como seres grises de cabeza grande y ojos negros ovalados. Esta última caracterización es la más conocida por todo el mundo, ya que es la imagen común que siempre ha proyectado la industria del cine. ¿Pero qué pensaría si se le dijera que los aliens son en realidad nuestro antepasados o descendientes? Pues eso es lo que piensa el microbiólogo Dan Burisch, quien afirma además que trabajó en la mítica base “Área 51”.

Entrevistado por el programa de misterios de internet llamado “Proyecto Camelot”, en junio del año 2007, el experto habló de todo lo relacionado a tecnologías secretas de viaje en el tiempo que manera Estados Unidos a través del grupo Majestic-12. Este organismo fue creado por el Presidente Harry Truman después del incidente de Roswell, y su misión es estudiar los objetos de origen extraterrestre que caían en manos del gobierno estadounidense.

El experto en vida celular comentó que mientras trabajaba en el área 51, se enteró de muchas cosas que la gente desconoce, y no sólo de seres distintos a nosotros y de sus respectivas naves, sino de entradas directas a otros mundos llamadas “portales estelares” o “stargates”. Tal como la serie de ciencia ficción del mismo nombre, los militares y científicos de EEUU, han cruzado varias veces estos portales y ya han establecido contacto con otras civilizaciones.

Burisch dice que hay al menos 50 de ellos repartidos por todo el planeta, y que son controlados por varios países. Estos portales serían de tres tipos: los primeros, las “Yellow book”, que permiten al usuario ver su propio futuro. El segundo tipo serían los agujeros de gusano de origen natural. Se encuentran en puntos concretos de nuestro planeta y permiten transportar personas y objetos a otros planetas o estrellas. El tercer tipo serían los agujeros de gusano creados por el hombre.

El grupo Majestic 12 habría construido algunos bajo el proyecto Looking Glass, y se podrían utilizar en combinación con los “Yellow book” para ver el futuro. Según Burisch, los OVNIs no son naves extraterrestres, sino viajeros del tiempo que se dividen en tres grupos diferentes, P-45, P-52 y P-52-Orión. El primer grupo son humanos que provienen de 45.000 años en el futuro y el segundo, humanos que provienen de 52.000 años en el futuro.

Para el tercer grupo, P-52-Orión, también consta de humanos que provienen de 52.000 años en el futuro, pero es una evolución diferente de la raza humana procedente de la constelación de Orión, por lo que este tercer grupo supuestamente tiene un aspecto muy diferente a los otros dos. De acuerdo con las afirmaciones de Burisch, se ignora en qué momento de la historia la humanidad P-52-Orión se separó de la rama humana principal.

Burisch también asegura que el futuro no es fijo, sino que va cambiando según la evolución del presente, por lo que los “stargates” proporcionan visiones que van cambiando. A partir de ahí, una red de superordenadores analiza esta información y determina las probabilidades de cada posible futuro. La revelación más impactante que Burisch hace es que, en algún momento del futuro, puede producirse una gran catástrofe que matará a 4.500 millones de personas.

No obstante, no dijo ningún detalle sobre en qué consistirá esa tragedia de proporciones ni cuando ocurrirá.

gala




Deja un comentario