INVENTOR CHILENO PRESENTA EN NUEVA YORK “LA MANO ROBOTICA”

Por. Ximena Hidalgo Araya / Fte. Impacto Portal News

Miguel González Vergara,  es Técnico en Electrónica. Nació en Viña del Mar donde radica. Sus padres viven en la comuna de Putaendo hijo de Don Miguel Gonzalez y de la Señora  Andrea Vergara.//

La Mano Robótica fue diseñada para servir como una herramienta pedagógica y ayudar a los niños y jóvenes a aprender robótica desde lo más básico.

El inventor chileno Miguel González estuvo en Nueva York promoviendo su “Mano Robótica” y conversó en exclusiva con Impacto sobre las implicaciones educativas de su original creación. Una noticia esperanzadora para introducir a la comunidad latina en este tema tan actual y en crecimiento, el cual se creía exclusivo de las grandes potencias.

La robótica es una rama de la ingeniería mecánica, de la ingeniería eléctrica y ciencias de la computación que se ocupa del diseño, construcción, operación y aplicación de robots, así como de los sistemas informáticos para su control, retroalimentación sensorial y procesamiento de información. Es una tecnología que entre otras cosas se ocupa de las máquinas automatizadas que pueden tomar el lugar de los humanos en entornos peligrosos o procesos de fabricación. Muchos de los robots actuales se inspiran en la naturaleza y sus muy variados usos tienen propósitos prácticos, a nivel comercial, militar, médico, científico, etc., la robótica es actualmente uno de los campos de investigación, estudio y trabajo de más rápido crecimiento a nivel mundial.

Muchos robots hacen trabajos que son peligrosos para las personas, tales como desactivar bombas o minas, explorar naufragios, tomar muestras en viajes espaciales, etc. etc.

Promoviendo la robotica

Miguel Gonzalez ha creado una Mano Robótica para fines académicos, para que los niños o adolescentes aprendan robótica y puedan utilizarla en proyectos más complejos como brazos robóticos. Según su inventor es fácil de uso, sólo hay que enchufarla y jugar. Se puede ordenar el movimiento de los dedos con un software que trabaja con Microsoft y Mac y aprender los conceptos básicos para luego desarrollar proyectos robóticos propios.

La mano sólo puede agarrar objetos de 1,2 libras (544 gramos) de peso máximo, haciéndola inofensiva para la mayoría de humanos, aunque existe la probabilidad de peligro de asfixia, debido a algunas piezas pequeñas que pueden ser tragadas por niños pequeños, está diseñada para ser utilizada por niños de 12 años o más y se recomienda la supervisión de un adulto durante el ensamblaje.

 El inventor

Pero quien es Miguel González Vergara, el es Técnico en Electrónica. Nació en Viña del Mar donde radica. Sus padres viven en la comuna de Putaendo hijo de Don Miguel Gonzale y de la Señora  Andrea Vergara. Desde muy niño descubrió la robótica ya que pasaba la mayor parte de sus tardes desmantelando sus juguetes para ver cómo funcionaban y luego utilizaba las piezas en nuevas creaciones.

Estudió en la Universidad Técnica Federico Santa María en Chile, en donde adquirió los conocimientos necesarios para mejorar sus proyectos y cumplir con su necesidad de dar vida artificial a materiales inanimados. En la Universidad ganó concursos de tecnología y construyó prototipos prometedores; por ejemplo UE4-Y, un brazo robótico que se encarga de materiales peligrosos. También desarrolló BRO un brazo ortopédico robótico, seguido por su serie L-HEXA de robots insectoides. Ha trabajado para la minería chilena y la industria tecnológica como ingeniero de control de procesos desde el 2010.

Junto a ingenieros, artistas e inventores chilenos y estadounidenses, Miguel González ha creado un equipo para en forma oficial introducir su Mano Robótica en la comunidad internacional interesada en conocerla y utilizarla.

¿Cuál fue tu primera creación robótica? 

– Un robot que caminaba con cuatro patas hecho con materiales reciclados como latones y trozos de madera y otros componentes tomados de algunos juguetes, lo construí cuando tenía trece años.

¿Por qué quieres promover la Mano Robótica entre los estudiantes latinos? 

Es una buena oportunidad para introducirles al mundo de la robótica de manera más formal y ayudar a romper ciertos esquemas sobre quienes pueden desarrollar y aprender este tipo de tecnología. Es un llamado a los estudiantes para decirles que ellos también pueden trabajar y desarrollar la robótica. La mano robótica como instrumento pedagógico puede promover el estudio formal de robótica entre los jóvenes y niños latinos porque obviamente tiene un componente motivacional.

¿Es un implemento económicamente accesible para las familias latinoamericanas?

– El precio de este equipo robótico con estas características, tiene la mitad de costo que otros productos similares y aunque se pudiese pensar que es alto, es una inversión accesible y positiva, especialmente si uno tiene un hijo o familiar interesado en el área. La robótica es una tecnología que cada vez abarca más espacio en el mercado, por lo que a largo o mediano plazo, puede generar buenos resultados académicos en los chicos. Es una oportunidad de demostrar a los niños que son capaces de crear, no es un juguete. Subimos nuestro proyecto hace algunos días a la plataforma norteamericana Kickstarter, la cual permite financiar este tipo de proyecto de forma colectiva.

 ¿Recomendarías a los padres que viendo las inclinaciones de sus hijosadquieran la mano robótica?

– Sí, como mencioné anteriormente, dentro de lo que hay en el mercado es accesible y si su hijo tiene interés, es una inversión en su futuro, ya que podrá lidiar con los desafíos que esta disciplina conlleva y podrá entender que él puede manejarla. Las aplicaciones de la Mano Robótica por ahora son solo académicas, pero no descartamos seguir desarrollando esta tecnología con otros fines. Por el momento sirve para que niños y adolescentes aprendan de robótica y puedan aplicar su uso en proyectos de mayor complejidad.

Tu mano robótica es parte de un proyecto más amplio. Cuéntanos sobre él. –

Sí, queremos seguir desarrollando más partes robóticas complementarias a la mano, la idea finalmente seria construir robots con mayor movimiento, capaces de realizar tareas complejas. A través de las redes sociales y de un blog, el proyecto está creando una comunidad interesada en la robótica, en la cual se pueda compartir y participar de nuevos proyectos robóticos y explorar las posibilidades de desarrollarla, además provee información permanente relacionada con nuevas versiones de piezas robóticas, proyectos y programas.

  ¿Cuál ha sido el apoyo más importante que ha tenido el proyecto hasta ahora?

– Desde Chile por parte de HouseNovo, nos apoyaron con contactos, inversionistas y conocimiento relacionado al emprendimiento. También el Cónsul general de Chile en Nueva York, Julio Fiol nos facilitó contactos en Estados Unidos.

¿Crees que pueda la mano ser incorporada al sistema educativo en Latinoamérica?

– Sí, de hecho se lo podría hacer con mayor facilidad, ya que viene con un software para computador que fomenta y facilita el uso por parte de profesores, los cuales a veces tienen problemas para incorporarse a nuevas tecnologías, ya sea por desconocimiento, o porque empresas afines al área no entregan la información o software necesario para su fácil uso.

¿Cómo puede la comunidad apoyar el proyecto o involucrarse en él?

– Bueno en el caso de las personas que quieran adquirirla directamente, pueden revisar la página de LIME en la plataforma Kickstarter, https://www.kickstarter.com/projects/limerobotics/lime-robotic-hand. En el caso de que solamente les parezca interesante el proyecto, pueden compartir el link www.limerobotics.com, dentro de las redes sociales, para que más gente conozca nuestra invención.




Deja un comentario