Los diez errores que los hombres cometen a la hora del sexo

Les presentamos esta  lista para que los hombres no sigan cometiendo los mismos errores y se pongan al tanto de lo que no deben hacer al estar en un momento romántico con su pareja.//

Creer que a ella no le apetece tanto como a ti. Esa idea de que los hombres disfrutan del sexo mucho más que las mujeres es totalmente errónea. No te comportes como si estuvieses ganándote un gran favor, eso puede hacer que ella sienta que mostrar su deseo no es lo adecuado, y eso no es lo que quieres, ¿no?

Olvidarte de los besos. Utilizar los besos solo como parte de los juegos previos al coito o en los momentos en los que no se puede hacer nada más es un gran error. Los labios tienen muchas terminaciones nerviosas y son tremendamente eróticos, el acto del beso excita y es algo que podéis hacer mientras practicáis el sexo, ¿por qué parar?.

Estar demasiado pendientes de la pareja. No lo malinterpretéis, es estupendo tener en cuenta a la otra persona pero estar continuamente preguntando si eso gusta o no gusta y dedicar la sesión a hacer exactamente lo que crees que ella quiere no lleva a ningún lado. No tomes todo el control en la cama y deja que ella exprese y te guíe si lo desea.

Juegos preliminares demasiado cortos. Las mujeres tienen una respuesta sexual que puede ser más lenta que la de los hombres así que entiende que aunque tú estés a 100, ella probablemente todavía no está preparada para la penetración. Tomaos el tiempo necesario para disfrutar de todo vuestro cuerpo y de otras prácticas que no sean sólo el coito.

No cuidar la puesta en escena.Tampoco es necesario que cada vez que vayáis a tener sexo enciendas velas y extiendas pétalos de rosas por la cama (aunque alguna vez que otra tampoco está de más) pero al menos procurar que la habitación esté medianamente ordenada, poner algo de música y no dejarte los calcetines puestos sería un detalle.

Ir demasiado rápido. Y no solo nos referimos a lo anteriormente mencionado de pasar por algo los preliminares sino de ir a toda velocidad por todas las fases. A todos nos gusta el sexo rápido en ocasiones pero cuando la situación lo pide, si no nosotras preferimos tomarnos algo de tiempo, practicar varias posturas, etc.

Centrarse en los genitales. Ir directamente a estimular los genitales es un error muy común. Recuerda que hay muchas más zonas erógenas en el cuerpo de una mujer, ¡incluso puedes preguntarle cuáles son las suyas! Además, los genitales femeninos tienen que estar en un punto determinado de excitación para que no moleste al tocarlos.

Tratar de imitar las películas porno. Sabemos que habéis crecido inspirándoos en la pornografía pero es que la vida real no funciona así. No a todas las mujeres les gusta que les agarren del pelo o que les den azotitos, a otras sí, pero no se debería asumir que las películas porno están basadas en hechos reales, te puedes llevar más de una decepción.

Asumir que todas las mujeres funcionan igual. Quizás todas las chicas con las que has estado llegaban al orgasmo en 10 segundos pero la que tienes delante necesita más tiempo u otro tipo de estimulación y no por eso es “rara”. Cada persona es distinta y funciona de una manera, sobre todo procura que tu chica no sienta que tiene algún problema por no ajustarse a la media de las mujeres con las que has estado tú.

Hacer comentarios sobre su aspecto. Ya deberías saber que las mujeres son algo sensibles con su aspecto físico. Comentarios como “tienes un grano aquí”, “anda, mi madre también tiene varices” o gestos como agarrar un michelín cariñosamente por muy bienintencionados que sean, nunca nunca sientan bien. Si no tienes nada agradable que decir, mejor no digas nada.

 




Deja un comentario