Rajoy destituye al gobierno catalán y convoca elecciones tras declaración de independencia

En una muestra de desafío a Madrid, el Parlamento catalán votó por la tarde en favor de la independencia.//

El presidente del Gobierno español destituyó el viernes al ejecutivo catalán, disolvió el Parlamento regional y convocó elecciones para el 21 de diciembre, para hacer frente a una declaración de independencia.

Además de cesar a Carles Puigdemont como líder de la región autónoma, Mariano Rajoy destituyó también al jefe de la policía regional y dijo que los ministerios del Gobierno central se harán con el control de la administración catalana.

“Los españoles estamos viviendo una jornada triste”, afirmó Rajoy. “Es urgente devolver la voz a los ciudadanos catalanes, a todos, para que puedan decidir su futuro y nadie pueda cometer ilegalidades en su nombre”, agregó.

Mientras hablaba, miles de independentistas abarrotaban la Plaza de San Jaime de Barcelona, frente a la sede de la Generalitat -gobierno regional catalán-, donde el ambiente festivo disminuyó después de que Rajoy anunció sus medidas.

En una muestra de desafío a Madrid, el Parlamento catalán votó por la tarde en favor de la independencia. Pese a la emoción y las celebraciones dentro y fuera del edificio, el Senado español aprobó la imposición de un mandato directo sobre la región autónoma.

Estados Unidos y varias potencias europeas anunciaron su respaldo al Gobierno español y dijeron que no reconocerán la independencia de Cataluña. En Latinoamérica, países como Argentina y Colombia se pronunciaron en favor de la unidad de España.

El problema alcanzó un nivel nuevo y potencialmente peligroso, ya que los independentistas convocaron a una campaña de desobediencia civil.

Justo después de la votación catalana, que fue boicoteada por tres partidos opositores, las acciones y bonos españoles se desplomaron, reflejando la preocupación empresarial por la situación.

La más grave crisis política en España desde el regreso de la democracia explotó después de que Cataluña celebró un referendo para votar la independencia el 1 de octubre, que fue declarado ilegal por Madrid. Si bien el plebiscito respaldó la opción secesionista, la participación fue de solo el 43 por ciento.

La iniciativa independentista ha provocado un profundo resentimiento en toda España. El caos generó también la huida de empresas de Cataluña y alarmó a los líderes europeos, que temen un avance de los sentimientos separatistas en todo el continente.

DN  / REUTERS




Deja un comentario