Teletón puesta a prueba: críticas de la ONU calan en la “cruzada solidaria” y se teme por las donaciones

Esta no es la primera vez que la cruzada solidaria se pone en cuestión. Cada año surgen nuevas críticas sobre su despliegue y cómo grandes tiendas utilizan la campaña para aumentar sus ventas.//

Para algunos “el horno no está para queques” en medio de un escenario en que la “plata no sobra” se busca que las familias vuelvan al banco y donen a la causa. Sin embargo, toda la obra se pone en duda por un organismo internacional y se espera que eso no se vea reflejado en el último cómputo. Y como si fuera poco, cancelaron la vedetón.

Fue una dura bofetada. Los comentarios y visión que hizo la ONU sobre la Teletón fue un golpe fuerte para quienes participan de la «cruzada del amor». La Teletón entró a ser cuestionada sobre sus fines y la imagen que se proyecta a la sociedad. Acusación que no dejó a nadie indiferente, sobre todo a su rostro y fundador Mario Kreutzberger, Don Francisco.

La organización internacional criticó dos puntos, principalmente, los que más duelen: existe la usurpación de una labor que corresponde al Estado, en cuanto procurar el bienestar de personas con capacidades diferentes y promueve los «estereotipos de las personas con discapacidad como sujetos de caridad» durante las «27 horas de amor». Análisis que provocaron molestias en la organización.

«Somos la institución que más ha dignificado la discapacidad en nuestro país y vamos a seguir haciéndolo», defendió Don Francisco ante las acusaciones, agregando que «todos estarán de acuerdo en que lo que hemos hecho es extraordinario», pero advirtió que «si en algún momento tuviéramos algún error, estamos dispuestos a escuchar y mejorar».

Otra más

Esta no es la primera vez que la cruzada solidaria se pone en cuestión. Cada año surgen nuevas críticas sobre su despliegue y cómo grandes tiendas utilizan la campaña para aumentar sus ventas. La conocidas frases de «si se compra x, donaremos y» se hace habitual, además, las suspicacias sobre el disminución de impuestos de las cadenas donantes no se hacen esperar.

Sin embargo, no se puede negar que los centros de la Teletón existen y hay miles de niños, que asisten y se rehabilitan en estas sedes, tarea que sin duda en un país desarrollado corresponde al Estado. Hace pocas semanas conocimos el caso de un joven que recibió una prótesis de una mano, la que le permitió volver a tener la posibilidad de vivir una vida más cercana a la normalidad.

Pero para el presidente de la Fundación Nacional de Discapacitados de Chile, Alejandro Hernández, la ONU no puede estar más cerca de la verdad y llamó a que «es necesario y urgente que el mismo comité de la ONU sugiera al gobierno chileno de Michelle Bachelet, no seguir aplaudiendo la campaña que se realiza también en Chile desde 1978, herencia de un gobierno dictatorial y destructor de los Derechos Humanos. Aplaudir la Teletón es celebrar la discriminación y segregación en que viven las personas con discapacidad en nuestro país», según consignó El Dínamo.

«No es más que una campaña ruidosa que lo único que ha logrado es instalar en el inconsciente colectivo y del empresariado chileno, que integrar es ‘hacer un favor’. Este hecho impide, por ejemplo, una efectiva, adecuada y proactiva integración laboral de administrativos, técnicos y profesionales con discapacidad al mundo laboral», agregó

Limites

El sociólogo Pablo Huneuss, quien anteriormente ha manifestado su oposición a esta campaña, apunta a que «desde un comienzo sospeché que en la Teletón hay un gato encerrado de varios tipos».

«Existe la presión sicológica indebida, abusiva, y como coartada para que la gente y las instituciones se olviden de los discapacitados. Porque crea la sensación que toda la situación la resuelve la Teletón y que toda mi obligación que pueda tener con los de mi familia, con una «luca» está resuelto. Una vez al año, en un show mediático en que se intercambia vanidad, por tiempo y viene una alza de precios de los productos».

«La obra no justifica los medios, sobre todo cuando uno conoce el caso de personas que necesitan atención y que no califican para la Teletón, porque sólo trabaja casos de personas «rehabilitables», no discapacitados permanentes», agregó el profesional doctorado en la Universidad de París.

Huneuss apunta a una cercana suya, cuyo hijo no habría sido aceptado por la organización al tener una condición permanente, «parecida a la fibrosis», aunque no detalla cuál.

Para el sociólogo opositor de la campaña la crítica de la ONU viene a constatar una cosa que hace mucho tiempo siente, que «básicamente es un negociado en que ganan todos», refiriéndose a las empresas asociadas y al Banco de Chile.

«Yo suprimiría la Teletón y que la gente done directamente. Hay una monopolización de la caridad. Ésta se hace en silencio y se hace en casa. No hay familia en que no haya casos que se necesiten más que uno», concluyó




Deja un comentario